domingo, 12 de febrero de 2017


PEQUEÑA AUTOBIOGRAFÍA TRAGICÓMICA

 

Respondo al nombre de Francisco Burgos Arango y también al alias (¡cuidado!) de FBA. Dicen que soy poeta, escritor y compositor de canciones, y estoy por creer que algo de esta calumnia debe ser cierto. Nací en la colombiana ciudad de Montería, a orillas del río Sinú, hace un montón de años, en el Hospital San Jerónimo, cuando estaba lejos de convertirse este en sede de fiscalías. No sé cómo pero cursé y aprobé estudios de primaria y secundaria en un colegio de curas (La Salle; colegio de La Salle tan temido, así nos tienes hoy, sin pizca de emoción..., así empieza mi versión de su glorioso himno), en el que pasé, ¡qué duda cabe ya!, los peores años de mi opaca vida. Dos árboles hermanos (uno de guayaba, el otro de mamón) me ayudaron a resistir tanta infelicidad acumulada cuando, liberado de la tortura escolar, volvía a casa y al patio donde ambos vivían, trepándome de inmediato a ellos para pensar (nunca he sido soñador) en futuros y mejores crepúsculos. Dichos árboles fueron con el tiempo asesinados por la envidia vecina y el progreso familiar. Con cartón de bachiller –fuerza  mayor irresistible– me echaron de mi tierra a empellones, me extirparon la única felicidad que tenía en ese entonces (noches enteras jugando fútbol con los jardineros del barrio; uno de mis cuentos recuerda aquellos soles), rumbo a una universidad también de curas (la UPB de Medallo, cuando su facultad de derecho estaba situada en una especie de monasterio lóbrego, frío y silencioso), de la cual, como pude, después de un par de retiros y reingresos logré egresar más muerto que vivo, sin saber qué diablos hacer “laboralmente” de ahí en adelante, con mi padre realmente muerto, recién enterrado, y con otra experiencia amarga dañando el corazón del muchacho extraviado que algún día fui (que sigo siendo).

 

Mi primer trabajo llegaría para sellar la fe de la amargura. Municipio de Montería, juez permanente de policía, cárcel municipal, dos años y pico lidiando peleas, insultos, amenazas, corrupciones, delitos, contravenciones, cantinazos y cadáveres. Época aciaga y violenta, más de ochenta levantamientos me familiarizaron con la variopinta muerte, turnos larguísimos los de aquellas noches al vaivén de la siempre festiva calle 41, pues debo alegrarme un poco y decir que fueron también dos años y pico de muchas cervezas y ruidoso dominó. Como debo contentarme asimismo al recordar a las innumerables pelanduscas que fueron mis amigas, cuando las ponían a disposición del juez de turno en las batidas o acudían temprano, rayando el alba, a hacerse el control de sanidad.

 

Desempleado, las luchas estudiantiles me esperaban, y fue así como el viejo sueño de estudiar Ciencias Sociales en la Universidad de Córdoba llegó para “salvarme”. Pero esta historia la contaré después, en mis eventuales “memorias”, ya que es rica en hechos y en matices, extremadamente bella y tormentosa. Basta con decir que creo poseer el récord en ambas universidades de ser el egresado que ha tardado más para graduarse. En el primer caso porque odiaba el Derecho (esto me enorgullece) y en el segundo porque me tocó emigrar por instinto de conservación (esto, a estas alturas, no tengo la puta menor idea de qué signifique o para qué me sirva; solo cruces, olvidos, traiciones de amigos, invisibles desgracias…). Entre tanto, mi segundo y actual trabajo (cuando se vuelva recuerdo hablaré de él) me ha permitido ir de ciudad en ciudad, de traslado en traslado, por más de veintitrés años, buscando el sitio ideal donde enfrentar con relativo optimismo y mínima tranquilidad el rigor de la iniciática vejez. Uno de esos traslados me permitió volver a los angustiosos días de mi inexistencia jurídica en Medallo, pero esa vez, golpeado y con la firmeza del sobreviviente, aproveché la estadía para cursar estudios de Ciencia Política en la Universidad de Antioquia (experiencia esta sí grata e inolvidable). Dicen también que soy un buen sindicalista, gran negociador –malicioso y radical– defendiendo los derechos de mis compañeros de trabajo. Sin militar en ningún bando, esta parte dulce y positiva del cuento se la debo a mi padre, a su poesía, él me enseñó a luchar por causas justas. Y a perderlas casi todas.

 

Y así, como barrilete sin cola, después de años, volteretas y caídas regresé al Sinú. La música, la poesía, la literatura volvieron a llenar mi vida. Hoy en Sahagún, ciudad extraña, de inmensos contrastes, dominada por egos y dobleces, donde habitan, empero, seres excepcionales que sobresalen en lo cultural y dignifican el arte del sentir. Desde mi trinchera aporto en soledad lo mío.

 

¡Qué vaina tan complicada esta de existir, y la otra que rimando la acompaña: la de tener que convivir! Dejémonos de pendejadas: la felicidad no existe, cualquier hecho, por más agradable que sea, deja ver la tristeza que lo llora. Y los poetas sí que saben darse cuenta. Se necesita solo acelerar el tiempo, como en las buenas películas que acaban en tragedia. En la mejor tragedia de todas: la que no requiere derramar sangre para mostrar su doloroso encanto.

 

Por fregar, me inventé un nombre artístico: “El cantor del destiempo”, y he publicado a medias los siguientes libros:

 

Poemas de antesala (poemario, 1991)

Cuando la muerte ama (libro de cuentos, enero de 2000)

Un imposible viaje (poemario, junio de 2002)

Cantando a destiempo (poemario, junio de 2010)

 

Poseo un ramillete de libros inéditos, ya terminados, que es como para asustar a cualquiera. Son, en orden cronológico:

 

Preces del olvido (poemario, 2012)

Llorar contigo (poemario, 2013)

En libación solitaria (poemario, 2014)

Sobre mojado (poemario, 2014-2015)

Prosas para romper la felicidad (poema en prosa, 2015)

Entre oquedades y tedios (poemario, 2015-2016)

Prosas para romper la felicidad (II) (poema en prosa, 2016-2017)

 

Y dos libros más en proceso de escritura: Santo remedio (libro de cuentos); La pequeña vida (novela).

 

Confieso que no sé qué hacer con ellos, me reconozco, ¡por fin!, incapaz de autopublicarme, y como prácticamente habito en la oscuridad encontrar un editor que lo haga por mí es otra de las grandes utopías que me han jodido siempre. Así que les dejaré ese lío a mi compañera de efugios y a mi descendencia: a K (tranquila, te quedará también mi pensión de servidor público mal remunerado), y a mis dos hijos de diferentes mundos, por fortuna contrarios a estos incomprensibles males del espíritu. No faltará por ahí, al correr del tiempo, algún nieto, bisnieta o tataranieto que de manera misteriosa se interese.

 

Como si fuera poco, me muevo también en asuntos musicales, compositor de alrededor de siglo y medio de canciones en ritmos o aires de paseo, merengue, porro, cumbia, bolero, balada, bullerengue sentao y fusiones. Y de una vez lo digo: gracias a lucifer nadie me graba. Alguna vez, andando en festivales, empecé a hablar de “sinuanato” (un amigo alado y bohemio prefiere el término “sinuato”) para tratar de identificar un poco la atipicidad que me alimenta; finalista y premiado en sus concursos de canción inédita un disco compacto que da cuenta parcial de estos recorridos vio la penumbrosa luz el 5 de diciembre de 2016. Su título no podía ser más ingenuo y engañoso: “Y cantaré por siempre”. Enemigo por convicción del criterio comercial en boga (vacío y ridículo a más no poder), su fracaso económico y escasa circulación eran de esperarse. Así que si acaso seguirán cantándose mis canciones en el lodazal del Tiempo, cosa que no me desagrada para nada: quizá sea este el mejor destino posible de los cantos profundos.

 

Ajeno de roscas y lamberías, no sé cómo pero he sido jurado de concursos musicales y de declamación. Hasta he participado con lectura de poemas y presentación de ponencias en festivales, encuentros, conversatorios, congresos y eventos afines (y escuchen bien: locales, regionales, nacionales e internacionales… así los califican en Colombia cuando asisten extranjeros; lo más lejos que yo he viajado es al corazón de la tarralí). Pero hace rato no me invitan a esos clubes de amigos que se adulan unos a otros y hasta se homenajean entre ellos. Debe ser por alguna crítica publicada en un blog que creé en 2008, “Esconces y Destiempos”, en el que una vez se me voló la piedra y me desahogué señalando algunas incómodas y punzantes “verdades”. Mentiras que además produzco, irresponsablemente a salvo de mí mismo.

 

De todos modos, quien quiera convocarme a una lectura poética o a una puesta en escena musical o a algo que se les parezca (reír no cuesta nada), ya sabe cómo encontrarme. Por aquí, en Facebook (Francisco Burgos A) o en el correo: sinumania@hotmail.com. Y si quieren un número telefónico ahí les tiro este: 3007863950. Les ofrezco shows de esos que se roban miserablemente todos los aplausos. Aunque como dice una enemiga gratuita que tengo por ahí –que se las da de gestora cultural y hasta de poeta–, ¿para qué?, no pierdan el tiempo, FBA no tiene obra, es culturalmente un desechable. Y me temo que tiene toda la razón.

 

Después de todo lo anterior, comprenderán por qué una psiquiatra me declaró portador de un “trastorno de ansiedad crónica generalizada”. Así que ojo: soy peligroso, impredecible. Cervezas y tertulias con pocos amigos siguen siendo parte de la terapia que tuve que interpretar y ajustar para poder sobrevivir al diagnóstico. Y ahí vamos, dando lata todavía.

 

Se me olvidaba: a mi madre (muerta en 2009), le heredé un poco de su infinita bondad. Lágrimas secas me siguen persiguiendo.

 

Por último, breve noción de un lastre: nací, como se dice comúnmente, en cuna buena, con apellido ilustre, y, pese a sus aparentes ventajas, ni les cuento lo que me ha costado sobrellevar esta carga a la hora de intentar mostrarme como en verdad me imagino que soy. Y una aclaración: pertenezco al “Burgos” cultural (cuyo Estado Mayor Central continúa siendo presidido por el extinto poeta orense H. Galo Vurgos Perdomo, sin la “B” del ornato), no al politiquero, aunque soy más político que todos ellos juntos, solo que la política en la que creo no es de este mundo, mucho menos para esta criolla perdición abundante en lacras y en corruptos. Por tanto, no tengo plata (¡sí!, amigos, ¡así es!, inviten, paguen la maldita cuenta de las “frías” que quedaron debiendo la última vez), soy de estrato 2.16 en promedio (6+2-1.5 dividido 3), y sin herencia a la vista pervivo con un modesto sueldo que pondrá en apuros a mi pobre K cuando yo le falte y tenga ella que cubrir todo lo que significa esfumarse de esta farsa. Confío en que no la dejen sola… ¿Familiares? ¿Amigos? Respondan, comprométanse, ¿hay alguien por aquí?

 

Bueno, eso es todo (por ahora), ¿cómo la ven?

 

Los dejo con sus éxitos y esperanzas.

 

Y con un poemita (cuota inicial de un nuevo libro) escrito la noche del viernes 10 de febrero de 2017, de un tirón, en medio del recital de unas amigas y con jazz juvenil amenizando.

 

La poesía hay que reventarla

escupirla

adoctrinarla,

que sirva algunas

desastrosas

veces

para algo.

Y por favor no la lloren

no se desmayen

frente a ella.

Se merece solita

toda la imperfección

del mundo.

Déjenla bailar tranquila

sus tristezas,

seamos todos capaces

de olvidarla.

 

 

F

B

A

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios: